En este caso donde se pretende construir una estructura edificativa se analiza de una forma más detallada sobre como se debe proceder en caso de tener una situación de esta magnitud, ya que generalmente no se toman en cuenta factores antrópicos ni condiciones del terreno actual como la geología y geomorfología, se analiza esta situación en donde podemos observar que en este predio se sitúa un corte muy vertical que presenta desprendimientos de material fracturado de un estrato de la formación geológica Padre Miguel, el cual descansa sobre una base poco consolidada.

Remoción de Material

En esta situación se recomienda realizar trabajos respectivos de remoción de material depositado en la zona, procurando no extraer material de la base del talud, ya que los desprendimientos ocurren al socavarse el estrato inferior, así como realizar el diseño del muro de contención por un profesional especializado en la geotecnia, ya que el mismo necesita ser analizado con más detalle, porque presenta poca consolidación, como se puede observar a detalle en los anexos (rencontre homme millau), que presentan un material con indicios de meteorización y drenaje de agua en dirección del ángulo de buzamiento contemplado en la inspección del predio.

Recomendación construcción colindante a talud

Estabilidad de Talud

Al analizar la estabilidad del talud colindante al predio deben identificarse primero las fuerzas que tienden a desestabilizar el terreno, aumento de peso en corona del talud (se encuentra una vivienda construida en la cabecera del mismo sin obras de mitigación), presión de agua y excavaciones en el pie del relleno y las fuerzas estabilizadoras externas necesarias para aumentar el FS (muro que se debe diseñar al pie del talud con material que presenta ceniza volcánica de esta zona, tomar muy en cuenta esto por el ingeniero/arquitecto encargado del diseño del mismo.

Formación Geológica

Este sitio está compuesto por una formación geológica del grupo Padre Miguel, (Mpmi), compuesto por una principal secuencia de tobas ignimbríticas, en zonas de alta pendiente aflora la roca poco alterada. Debido a la existencia de diaclasas en estas zonas de pendientes altas aparecen fenómenos de caída de roca. En pendientes intermedias estas rocas generan suelos que son muy susceptibles a movimientos de ladera del tipo deslizamientos traslacionales.

Al tomar en cuenta la observación y evaluación en el sitio se pudo ver que, existe un suelo muy inestable, los cortes realizados lo han vuelto vulnerable porque el ángulo de reposo del talud es demasiado pequeño salvo que un estudio geotécnico manifieste lo contrario. En vista de lo anterior es necesario mantener un retiro libre de toda construcción de al menos la mitad de la altura del mismo.

Al diseñar y construir muros de contención a los mismos se les deberá colocar sus respectivos drenajes o filtros a fin de estabilizar lo máximo posible el plantel donde se realizaran las obras a construir, evitando así que las futuras estructuras colapsen por deslizamientos de ladera.

Se debe construir una obra de retención en la parte trasera de la estructura a desarrollar, obra que debe ser analizada desde el punto de estabilidad global (considerando la inercia de la masa inestable) y no necesariamente como obra de retención convencional.